Estrategias para convertir un “no” sexual en “sí”

La falta de sutileza y tacto que en (muchísimas) ocasiones le hacen falta a los hombres, en situaciones desesperadas les surge y renace cual ligeras y gráciles aves fénix

Es en esos momentos de urgencia y exasperación por obtener un “sí” femenino en la cama –cualquiera que éste sea y en las condiciones en que se presente–, cuando la elegancia, la “cantinflería”, la “labia”, los malabares de la lengua (en cualquiera de sus usos), la locución correcta y la frase lapidaria, que podrían convertir de ipso facto a cualquier hombre en un artista de la declamación, salen a flote de la manera más aparentemente natural.  

Eso lo sabemos todas las mujeres y sin embargo muchas veces seguimos cayendo en sus viles redes. Pero en muchas, infinidad de ocasiones, ya no caemos en el mismo juego de siempre.

¿Por qué? Se preguntarán. ¿Nos encanta la mala vida? No siempre. Seguramente esto les suena conocido: él conoce a una linda chica, ella le coquetea y hace como que le gusta. Él cree que tiene el terreno ganado y que por fin la tiene comiendo de su mano. Cuando él se decide a soltar su arma letal, ella responde con un “no” que a él lo deja shockeado. Él no sabe qué fue lo que pasó, si todo iba tan bien.

En el camino quizá tú (léase hombre) cometiste una serie de errores:

*Te confiaste demasiado en tu lindura metrosexual.

*Creíste que eras demasiado guapo para ella, casi como un ángel caído del cielo. ¿Cómo no podría apreciarlo ella? ¿Cuántas veces se podría encontrar a alguien como tú?

*Creíste que eras el único en su vida, pero ¿cuántas veces hemos dicho eso, mujeres?

*Algo faltó: más invitaciones a comer, más invitaciones en las que tú pagaras, más caballerosidad, más galanura, mucha risa y menos pedantería.

* Recuerda, una mujer que te dice que no dos veces te seguirá diciendo no, miles de veces, por más que hagas la lucha.

Aunque como dicen que la esperanza es lo último que muere, si ella sólo tiene negativas para ti entonces siempre hay maneras de convertir esos no en sí. Aquí algunas sugerencias:

¿Quieres ser mi novia?

Es la básica, la madre, digamos, de todas las preguntas. Si de entrada, en ésta tienes una negativa constante, te sugiero que no sigas leyendo el resto, por favor. Para qué alentar a tu corazoncito si de plano no hay ni para dónde seguirle. Mejor búscate otra. Las estadísticas dicen que después de cada negativa, siempre hay una mujer que te esperará con los brazos abiertos.

¿Quieres casarte conmigo?

¿De verdad estás seguro de que estas palabras están saliendo de tu boca? Aunque hoy en día ya no es la opción más acariciada y próxima de las mujeres, casarse puede ser divertido de vez en cuando. Si ella te dice que no, que no es tiempo, que no eres tú sino ella, ten toda la seguridad de que eres tú y no ella. Revisa algunos de los errores de la lista anterior. Tal vez ahí encuentras la respuesta.

¿Quieres tener sexo salvaje?

Todas las mujeres siempre queremos tener sexo salvaje, aun aquellas que siempre dicen que no, ¿Yo? ¡Dios bendito! o “nunca lo he hecho así, pero bueno”. Tú confía en que siempre queremos y que en ocasiones podríamos tener mucha más experiencia que tú… Si te dice que no, dale una pequeña probadita y verás que enseguida ella tomará las riendas.

¿Quieres hacer un trío?

Aunque éste asunto será más delicado, si ella te dice que no, te aseguro que le habrá quedado la espinita de saber qué se siente, cómo será, qué divertido u horrible será. Si crees que ella nomás no da su brazo a torcer, a veces la clave para tener un sí es no insistir tanto, no mostrar tanto interés y dejarlo al tiempo. Entonces quizá más adelante ella misma te lo sugiera.

¿Quieres tener sexo anal?

Aunque es verdad que a la mayoría de las mujeres no les gusta, pues sí habrá una que otra que te diga que sí inmediatamente. Así que si no sabes aún qué le gusta a tu chica, puedes proponérselo y si te dice que no, intenten a probar poco a poco, usen algunas cremas con xilocaína que se venden en cualquier sex shop o lubricantes y un buen condón para uso bastante rudo. Para hombres y mujeres esta zona es de lo más erótica. También podrías probar contigo… lo malo y peligroso sería que a ti te guste más que a ella…

¿Puedo ir a un table dance con mis amigos?

Por qué no pruebas a llevarla a ella también. Aunque parezca raro una mujer también se erotiza viendo a otras mujeres bailar. Así, los dos podrían disfrutar y al final ir a casa en plan super salvaje para llevar a cabo sus más bajas pasiones.

Fuente : Del Blog de Nina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s