Manual básico para mamarlo

Manual básico para mamarlo

–        La higiene es fundamental para que una sesión de sexo oral funcione.  Un pene sucio tumba la libido más rápidamente que ver a tu mamá desnuda.  Sé que hay personas a las que el sudor les da morbo, pero a menos que estés chanceando en Sabas Nieves, lo ideal es que el miembro que se va a chupar esté limpio.  Igual se va a sudar más adelante.  Así que #LávaloAntesDeMamarlo.

–        Es importante que, antes de introducirte una pinga en la boca, te asegures que la misma va a caber allí.  Recuerda que hay webos que duplican su tamaño y grosor al excitarse, e incluso hay personas que comienzan a mamarlo antes de que la erección esté completa (lo que mis amigos llaman “guevo a media asta”) lo cual no está mal, siempre y cuando no mueras asfixiado al estar el falo en cuestión llenito de sangre y palpitante de emoción, o peor aún, comiences a morderlo porque no te cabe en la boca.  #CalculaAntesDeMetertelo.

–        Una vez que inicies el proceso mamatorio, hazlo correctamente.  Abre la boca grande, recubriendo tus dientecitos con los labios, para evitar raspar el pene con ellos.  Está atento a la reacción del miembro, si palpita es porque hay placer.  Ayúdate con la lengua y con las manos si es necesario.  Recuerda que es de carne, no es un cambur ni un chupi-chupi.  Puedes lamerlo, besarlo e inclusive darle pequeños golpecitos contra tu lengua o los cachetes (internamente), eso le da morbo hasta al más pajúo de los hombres.  No seas frenético ni aweboneao.  Escucha lo que te dicen (“Dale más rápido”, “ahora dale lento”, “chúpame la cabeza/las bolas” y similares), para que sepas que le está gustando y que no.  #MámaloConCariño.

–        Como en todo lo que se relaciona con el sexo y la lujuria, hay para todos los gustos.  Hay a quienes les gusta que se lo mamen duro y a otros no tanto.  Están los que quieren que te lo metas hasta la garganta (“Cómetelo completico papi”) y los que le gusta solo que les chupen el glande.  Usa tu creatividad.  A mí, por ejemplo, me encanta usar “contornos”.  La leche condensada, la nutella y las mermeladas son fantásticas, y ayudan especialmente a los novatos, o a los que no les gusta mamarlo por la razón que sea.  Lo importante es la motivación y la buena disposición a pasar un rato sexual agradable.  #ComplaceAlMamarlo.

–        Finalmente, negocia la venida.  Supongamos que a tu pareja le encanta acabarte en la boca pero a ti te da asco.  Dile que se lo aceptas si después se besan con el semen incluido.  O simplemente lo escupes apenas te saquen el pene.  No tienes que tragártelo si no quieres, eso depende del morbo de cada quien.  Sin embargo, es bueno aclarar que el semen no hace daño en el estomago, es proteína pura, no sabe feo ni huele mal al momento de la eyaculación (su mal olor viene al rato, cuando se enfría), por lo que no te comportes como si fuese aceite de bacalao.  Sácate esas pendejadas de la mente y disfruta!  #MámaloHastaQueAcabe.

 

Espero que este pequeño manual les ayude a gozar del sexo oral, que en mi humilde opinión, es una de las vainas más ricas que existen!

Reflexión basada en testimonios reales (propios y ajenos).

@DjPelón1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s