Disfruta del sexo aunque estés sola

Muchas mujeres que se encuentran solas han aprendido de chicas que el sexo sólo debe ser realizado en pareja, por lo que día a día se privan del placer de continuar manteniendo una sexualidad plena… ¡Pero esto no tiene que ser así necesariamente!

Hablar de sexualidad, puede ser un tema difícil para alguna gente adulta. De hecho, a muchos de nosotros nos han enseñado a estar avergonzados o de nuestras sensaciones sexuales, y a negar muchos de nuestros impulsos y energías, reprimiéndonos y sintiéndonos culpables por experimentarlas. Pero para disfrutar de una salud sana, y completa, debemos aprender a experimentar nuestra sexualidad sin miedo, y aceptarla como una parte hermosa de nosotros mismas, digna de ser celebrada. Deje de lado cualquier vergüenza y prejuicio social arcaico, y empiece a lograr una conexión más profunda con si misma o su pareja.

La ayuda de la masturbación

La masturbación puede ayudarnos a aprender más sobre nuestros cuerpos, al tiempo que podemos enseñarles cómo responder frente a posibles actos sexuales con una nueva pareja. Si ha logrado componer una pareja, tampoco debe desestimarla, ya que es posible masturbarse mutuamente con un amante. Es muy erótico mirar el despertar sexual de su amor y viceversa. Puede también permitir a una pareja tener un orgasmo, cuando el estímulo por el coito es insuficiente.

Por su parte, la estimulación propia sirve para relevar las tensiones sexuales, y por lo tanto, ayuda a lograr dormirse. Reprimir su sexualidad es algo muy insano, por lo que la masturbación nos brinda la posibilidad de sentir el placer de una forma autosuficiente y bajo control, sin necesidad de estar en compañía. Proporciona también una vía de descarga para la gente que está sin un amante, y es un entrenamiento excelente para aprender cómo alcanzar un orgasmo. La masturbación puede incluso ayudar a relevar los calambres menstruales.

Amarse a sí misma, implica poner en juego aspectos físicos, mentales y emocionales. Por lo tanto, es necesario “reprogramar” nuestro subconsciente, para lograr una visión de la masturbación como un gesto de amor y poder hacia uno mismo. Haga una cita con sí misma, y tómese el tiempo necesario como para hacer las cosas especiales que suelen pasarse por alto, o generalmente se dejan de lado debido a la familia, la carrera y otras responsabilidades.

Encuentre algún lugar reservado y cálido, donde puede estar sola y sin interrupciones. Tome un baño caliente, relájese, y tómese un cierto tiempo para pensar en las cosas que más le gustan y agradan de si misma. Olvídese de las tensiones del día, y deje las preocupaciones para otro momento.

Las sales de baño y los aceites aromáticos, pueden agregarse a su baño para ayudar a su relajación y aumentar la sensación de intimidad que usted está creando. Frotarse a si misma con lociones o aceites, y tomarse un cierto tiempo para acariciarse y explorar su cuerpo, serán pasos fundamentales. Encienda una vela y ponga su música preferida. ¡Éste es SU tiempo!

Fantasías

Ahora que ya ha logrado relajarse, diríjase a su cama, sofá o dondequiera que más fantasías sienta. Visualice a su amante o cree a un amante imaginario, con cualidades que usted admira y desea.

Una fórmula para aumentar su capacidad de fantasear, es repasar sus memorias eróticas personales preferidas, de forma muy detallada. Frótese suavemente sus pechos, sus muslos y piernas. Imagínese que es ESE amante el que la toca. Así, comenzará a despertar su imaginación y sentir esas caricias como las de su amante ideal.

Existen muchas diferentes maneras de masturbarse. Podemos humedecer nuestras yemas del dedo con nuestra propia saliva o con los líquidos vaginales, o bien utilizar un producto como la jalea de K-Y, o aceite de coco puro natural. Frote suavemente el clítoris con una mano, mientras pellizca sus pezones con la otra. Frote a un ritmo sostenido, de una forma circular o hacia arriba y hacia abajo. Experimente y explore lo qué está sintiendo. Utilice diversos niveles de presión y de sincronización.

Ayudas

Algunas mujeres, se cruzan las piernas mientras ejercen una presión sostenida y constante sobre el área genital entera. Otras, utilizan una almohadilla pequeña entre sus piernas, para frotarse allí y alcanzar un orgasmo después de otro. Intente también usar un vibrador o un consolador, para estimularse y sentir la presencia del miembro masculino. Practique tensionando y aflojando los músculos, como una manera de aumentar o de llegar al clímax.

Muchas mujeres, también se estimulan con la corriente de la ducha. Deje que su cuerpo mismo decida que es lo que más le gratifica, y no intente cosas demasiado difíciles: tarde o temprano, experimentará su despertar sexual, al sentir la llegada de la sangre a su pelvis, clítoris y vulva, lo que la dará una sensación de plenitud y calidez.

No reprima las energías de su vida. Ellas están allí para que usted goce, así que libérese de los tontos prejuicios y deje al río fluir. Goce de su hermoso cuerpo / mente / alma, y celebre esa belleza individual que la hace a usted tan única.

astrolabio.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s